El Rapidín / primer aniversario

||| Por Davo Valdés de la Campa |||

 

Pienso a menudo que el arte se toma demasiado en serio. Que quizá cometemos un error al dotar a la esfera artística de un aura especial y por eso comúnmente cuando aparece algo distinto en términos artísticos, en términos de cómo se exhibe o se distribuye el arte, un sector muy específico se siente atacado. Por eso me entusiasma cuando una iniciativa visibiliza aspectos que desordenan y desarticulan ideas y conceptos gastados del arte. Una de esos proyectos que me emocionan es el Rapidín, quizá porque su génesis brota de un vínculo inestable no sólo con el ámbito sexual, sino con una práctica específica: el sexo exprés y efímero.

 

DSC_7127

Para quienes no conozcan el Rapidín es una iniciativa de Belem Sánchez Recillas, restauradora de formación, pero en la práctica es una de las gestoras más activas y propositivas de la escena artística morelense. La idea surgió de una plática de bar o para ser más exactos en una plática de Barecito, lugar donde Belem organizaba eventos culturales. En una reunión con amigos, entre los que se encontraba la artista, Mafer Lara, se trazó un borrador muy escueto, una semilla apenas visible de lo que sería el Rapidín, pero más importante aún, se decidieron a realizar una prueba piloto de eso que habían platicado.

 

10347238_861986023833472_2740771048839353117_n

La idea es sencilla: invitar a un artista plástico (en un inicio) a que trabajara obra en vivo. De esa forma los asistentes podrían adentrarse en lo que es el proceso creativo y los artistas se enfrentarían a una estructura distinta de creación. La otra parte interesante radica en la promoción del coleccionismo ya que a través de un acuerdo mutuo y posterior se fijan precios accesibles según la producción en vivo y de esa forma los asistentes pueden llevarse piezas originales.

Para Belem el Rapidín surge como una necesidad o una afrenta a las aburridas y convencionales exposiciones de plástica, pero también para descubrir qué producen los más de 100 estudiantes que egresan de las tres escuelas de arte a nivel licenciatura en el estado. Sumaría a eso que también es una forma de hallar esos otros artistas que no pasan por la academia y que son de formación autodidacta.

 

DSC_7092

En un inicio el Rapidín contó con artistas como Remy Rodríguez, Daniela Santaella, Amira Aranda, Trazo Méndez, todos cercanos a Belem, como es natural, pero con el tiempo se fueron sumando otros artistas, también de otras disciplinas como Las Lunámbulas, Valsian, Ricardo Modi. En total el número de artistas que han participado superan ya los 60, suma que crece con el impetú de coleccionista y de caza-talentos, por así decirlo, de Belem Sánchez, que confiesa que ahora va a las exposiciones en busca de sus próximos artistas.

 

DSC_3896

Por las mesas del Rapidín, que en una primera etapa se llevó a cabo en el Barecito y posteriormente y hasta la actualidad en La Maga, han pasado artistas de diferentes técnicas, estéticas y disciplinas. Por ejemplo, las ilustraciones llenas de ternura de Agustín Ceiklosv, o las fabulosas creaciones híbridas de Enhebra Colectivo, la maestría de Hugo Ortíz, la creativad de La Alambrería, Ana Laura Mont Amezcua, las criaturas de Pablo Peña, la fotografía de Gabriel Rozycky y Bonnie Jean, los dibujos de de ciencia ficción de Abraham Villaseñor, los animalitos bellos de Bernarda Rebolledo, los retratos perturbadores y evocativos de Eunice Guerrero, y los monstruos de Guro, por citar algunos.

 

10434006_10204036899157399_590942571459853651_n

Otro aspecto interesante del Rapidín es que sus dinámicas se han ido configurando conforme avanza el tiempo y Belem se enfrenta a nuevos retos y ahora a un año de distancia podemos decir que Rapidín es un proyecto que nutre la escena, que ofrece un acercamiento al arte mucho más humano y desprovisto de mitos y prejuicios sobre cómo trabajan los artistas. En palabras de Belem: “el Rapidín ha crecido a su propio ritmo”.

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *