Pachuco Rey

 

12654126_539181336259552_2476154831667122760_nPachuco Rey es un referente en la vida cultural y nocturna de Cuernavaca.

Llegó con una explosión de música y arte para recibir a montones de jóvenes fiesteros y no ha parado un segundo hasta convertirse en el lugar obligado de la ciudad.

Pachuco Rey se ubica en una casa del emblemático Boulevard Juárez, donde la fiesta sucede en distintos espacios: Desde la entrada con vista a la calle (apta para platicar y aguantar el calor) hasta el patio del inmenso árbol de limas, en el que el pleno del Pachuco se reúne para recibir a las bandas. En la parte de arriba también hay lugar para seguir con el ambiente, pues cuenta con otra barra, y al fondo una terraza, para disfrutar del clima nocturno. A su costado una habitación amplia, pero más discreta para quienes gustan de pasarla entre sólo amigos.

Pachuco Rey también ha apostado por las propuestas más frescas y prometedoras en cuanto a la gráfica de Cuernavaca, artistas visuales, jóvenes, pero ya con trayectoría como: Agustín Santoyo, Lalo Lugo, Claudio Rousselon, Aaron Arce, Niño Hiena, Óscar García, Mafer Lara, Irving Cano, Mañón, han intervenido sus muros. Lo que le da al lugar un aspecto único y vibrante para albergar sus noches de fiesta.

¿Cómo es el Pachuco? Sólo hay una forma de describirlo: está vivo y bailando. Lo sabe Roco Pachucote que cantando lo inauguró; Maria Cantú y el Señor Atómico; lo saben bandas como las Kumbia Queers, Alexandra Blakely and the Soul Mates, Héctor Guerra, Charles Ans, la Banda Bastón, Los Master Plus, Tino el Pingüino, Simpson Ahuevo, Fauna, también Pipe Llorens, Mc Luka, LNG/SHT, Colectivo  Pachamama, Aleman Doble Rima, quienes con su música han invadido el recinto con diversas y atractivas propuestas; lo mismo lo han sentido dj’s como Atoz, Aztek, Bola Pirata y Borchi.

 

12592470_537193073125045_4591517987780709404_n

 

El resto de sus noches se llenan con ritmos urbanos, electrónicos y con toques latinos, que fusionan los dj’s de la casa, como Pakongal, Washi Washa, Bilé, Morttis, Funkatrón y el Son de María; lo que le ha dado al Pachuco Rey un toque musical ecléctico, incluyente, en el que la cumbia marca el rito imponiendo un ámbito tropical.

El Pachuco, como le dicen de cariño, es un bar de tradición, al retomar el espíritu fiestero del mexicano.

Su barra ofrece 18 marcas de mezcales seleccionadas para satisfacer todos los tipos de paladares: suaves, fuertes o bien rudos. Así como una amplia gama en su coctelería, en la que destacan sus característicos mojitos de mezcal de sabores (fresas, mango, maracuyá, pepino, etcétera), que son preparados artesanalmente. Además, han ampliado su carta, por lo que ahora también ofrecen las mejoras parrilladas, cortes de carne, ensaladas y snacks de todo tipo para reponer energías.

Pero lo más importante del Pachuco es la diversidad de su público, que le da su ambiente único. Puedes encontrar desde skaters que disfrutan de una fría cerveza de barril hasta señoras fresas que gustan de daiquiris. Pachuco Rey le apostó a Cuernavaca en el peor momento, cuando la fiesta acababa temprano y la paranoia era contagiosa, pero con su buena vibra logró convertirse en un lugar donde la gente bailar hasta el cansancio los fines, o disfrutar tranquilamente de sus promociones entre semana.

Porque en Pachuco Rey lo único que importa es pasarla bien.

¿Qué más se puede pedir? ¡Larga vida al Rey!