ESTUDIO ÁUREO

/// Por Davo Valdés de la Campa ///

Todas las tardes en la parte más alta del Edificio Vitaluz, frente a la plancha del zócalo y a un costado del Palacio de Cortés, ensayan bandas como Never After Before, Monodram, Electrafic, Los Pápalos. Enfrente, afuera de la ventana, un grupo de jóvenes patinan y un poco más adelante otros bailan ritmos prehispánicos. La ciudad se retuerce. Existen muchos espacios así donde se fraguan importantes movimientos culturales en Cuernavaca: cuartos de ensayo, azoteas, galerías improsivadas, talleres clandestinos, cafés, calles que son como pistas de baile. Para la escena musical resulta impresindible la existencia de Estudio Áureo, proyecto que encabeza Nazario Meshoulam, vocalista y guitarrista de Monodram.

12489857_10153766709340255_1526856734_o

Estudio Áureo no sólo funge como espacio de ensayo para bandas emergentes, también para la grabación de sus materiales y la preparación de profesionales de la industria de la música, ya que además de ofrecer servicios propios de un estudio musical, también oferta una serie de diplomados, cursos, pláticas y talleres con el afán de profesionalizar el trabajo de las bandas e ingenieros de audio del estado y también -y esto es aún más importante- para tender redes y fortalecer el circuito local. Por si eso fuera poco al interior se puede encontrar una pintoresca tienda con instrumentos musicales, la discografía de proyectos del estado y equipo de audio. He visto cosas tan extrañas como una cítara, acordeones y guitarras fuera de serie.

12699163_10153766714185255_366684827_o

Estudio Áureo no es el único espacio así, afortunadamente hay sitios muy similares en donde otra parte de la escena musical también se reúne y crea. Los músicos ensayan y colaboran en conjunto. Por ejemplo se me ocurre citar Baktun, centro cultural y estudio de grabación en Subida a Chalma donde trabajan Neoplen o Som Bit, por mencionar otras importantes bandas de Morelos. Sin embargo, la insistencia que ha tenido Nazario Meshoulam ha convertido poco a poco a Estudio Áureo en un punto de encuentro importante para entender qué es lo que sucede en Cuernavaca en términos musicales. Desde su trinchera se ha dedicado no sólo a promover su trabajo como músico, también ha impulsado otra serie de estrategias y propuestas para incluir a otras agrupaciones por las que siente una afinidad artística y poco a poco se abre también a otras disciplinas. No olvidemos por ejemplo que durante una época la fotógrafa Melissa Varella tuvo su estudio en las mismas instalaciones.

12755135_10153766709350255_844223927_o

Así que si aguzan bien el oído al pasar por la calle Gutenberg, según el día y la hora podrán escuchar “Ortoman y el Niño Poronga” de Los Pápalos o “Ícaro” de Monodram o incluso la entrañable “Father” de Never After Before o Alecs ensayando líneas de bajo de alguna rola de Valsian o algú remix de René Calderón o la grabación de algún disco de hip hop urbano o a Rafa Rosas de Meteora impartiendo alguna de sus ya míticas clases. Todos esos sonidos mezclados con los ruidos extraños de la Ruina Tropical son parte de la misma canción, de la misma atmósfera que envuelve de calor y vida, también de una cierta tristeza y una furia, todos nuestros días. De pronto me descubro tarareando alguna melodía y pienso que no hay nada más divertido y hermoso que cantar las canciones de mis amigos.

12736885_10153766714225255_1431628204_o