Diversidad en la Ruina Tropical

| Por: Roberto Ali |

|Fotos: Dario Beniher | Locación: Cinco Perros |

Cuernavaca: Ciudad de la Eterna Primavera, La Primavera de México, títulos que sin duda te hacen pensar en flora, fauna, colores, lluvias nocturnas refrescantes y un sol resplandeciente de día; jardines por todas partes, entusiasmo, alegría y libertades. Pues sí, hay verdad en casi todo, como mentira en un punto muy específico: La Libertad. Morelos, y muy específico Cuernavaca, ha tenido diferentes etapas, la mayoría buenas hasta el año ’95, cuando la política comenzó a luchar contra un animal que crecía sin mesura y atemorizaba a locales y foráneos: el secuestro. Momento de quiebre y movimientos políticos rápidos y fulminantes en el paraíso. Se destituyó al entonces gobernador Jorge Carrillo Olea, se le acusó de ser el principal operador de ese obscuro episodio y se dejó como gobernador interino a Jorge Morales Barud. Después de este momento y como una ola a punto de reventar sobre su cabeza y sin poder hacer nada o muy poco al respecto, el PRI desaparece de la escena política nacional y el Partido Acción Nacional toma su lugar. Del 2000 al 2012 a nivel nacional y estatal se hicieron cargo de un estado y una ciudad que, aún con sus defectos, había logrado sobrevivir al fenómeno de la violencia, manteniendo ese halo de ciudad cosmopolita que se alimentaba por la juventud y la intelectualidad local abierta al exterior y el exterior con sus ojos dentro del paraíso, círculo virtuoso cuasi perfecto de comprensión y sensación de ser ciudadanos del mundo.10014608_10153896779995231_1076814438_n

Bien, hasta aquí todo muy bien. Pero en el lapso de 2006/2012, la agenda conservadora tenía objetivos claros para la ciudad, con la creencia de ser guiadores de ovejas por el camino de sus supersticiones y mitos; comienza la transformación/ deformación/ decadencia de lo que era “bueno y familiar”. Todo inicia con la remodelación de un punto de encuentro para muchos, que daba cuenta justo de lo descrito anteriormente, La Plazuela del Zacate. Punto de reunión de todo tipo de personajes, muy distintos unos de otros pero conviviendo en armonía, intermitente, pero mayormente exitosa. Él gobierno de Marco Adame, personaje lleno de contradicciones en la implantación de los códigos morales de la Sagrada Familia (dado que la suya pues no es tan santa) y con la boca llena de fanatismo religioso, comienza su agenda conservadora con los operativos característicos de un gobierno que antepone el garrote al diálogo, el terrorismo de estado sobre el entendimiento.

En algunas declaraciones como si de logro político se tratara, promete deshacerse de la gente rara del centro de la ciudad; palabras que solo pueden ser acuñadas por personajes con escaso entendimiento de la naturaleza humana: su diversidad. Tras este episodio comienza la remodelación de La Plazuela y su reinauguración, el vacío dejado por los “raros” fue llenado por personas diferentes, no por eso más pacíficos o más “decentes”. La agenda continúa y comienzan las redadas contra los clubes gay, detonando en lo mismo que el ejemplo anterior, una oferta poco creativa, carente de cultura, diversidad pero sobre todo de muy baja calidad. Hoy solo quedan 2. Como cada decisión que se toma desde una mentalidad conservadora, el resultado fue el surgimiento de espacios “al margen de la ley” provocando el nacimiento del espacio que brindaba libertad y seguridad a la gente “rara” conformada principalmente por artistas plásticos, intelectuales, creativos varios y gente que simplemente busca algo diferente y más cercano a la realidad del mundo exterior que a una fiesta de pueblo, sin afán de ofender, que llega, se instala y no deja sus defectos tampoco: La Violencia Machista que se implanta de la mano de la ignorancia, su madre legítima y conservadora.

Hablar de derechos reproductivos de las mujeres o el matrimonio igualitario con música misógina y profundamente machista de fondo, me parece poco compatible pero sobre todo, muy poco probable en estos días. Un ejemplo de esa visión bizarra pero extremadamente vulgar de esa época, fue la inauguración de un “balneario ecológico/familiar” con la presencia del gobernador y su esposa; y que más tarde se describiría más bien como una botanera. Volviendo a la vida nocturna, las escenas han comenzado a tener un resurgimiento después de tres años de relativa paz, ahora son una mezcla de dos cosas: escenas nocturnas cada vez más cerradas en el entendimiento de la gente que les rodea, una plazuela con terribles titulares en los periódicos y la otra, una escena cultural nocturna e intelectual que lucha por no caer en el aburrimiento y la apatía. Pero a ver, regresemos al momento de los lugares clandestinos, primero fue Los Cuatro Gatos pero ¿cuál fue el lugar que se convirtió realmente en el hogar de la “gente rara” del centro, en la época de la reprensión conservadora en Morelos? No, no fue Simón, ese no era clandestino aunque nos trataran en su momento como si lo fuéramos (quizás también por raros).

El lugar del que hablo es esa maravillosa y auténtica Ruina Tropical, heredera directa de los gatos: Cinco Perros , atendido por el amigo Lenin, recién llegado de Europa y convertido en un gitano. Reinicio su etapa laboral en el café Las Viandas del Cine Morelos, espacio muy bonito y decorado con ese toque romántico francés que nos gustaba muchísimo. Después, con su novia de entonces, la gran Karlita, que por cierto, de adolescente había trabajado en el primero de los espacios con encanto alternativo y frecuentes “dolores de cabeza” para las autoridades: El Café Arte, sí, cuando algunos de ustedes lectores ruinosos, tenían aproximadamente 10/13 años, o incluso menos. Esta pareja bastante agradable, se atrevieron y abrieron este espacio con la seriedad que el clandestinaje amerita, radios walkie-talkie en la cintura y claves de acceso; sin restarle importancia a la belleza, dando espacio a obras del artista plástico Sirgo Medeles, hermano de Karla. La apertura de espacios clandestinos surgen cada vez que la agenda conservadora intenta tener un “control” de la sociedad que gobierna, limitando la apertura de nuevos bares y abriendo sólo los de sus amigos que no importa si aportan algo o nada a la sociedad ,más que litros de cerveza baratos y en algunos casos, narcocorridos.

DBH_6732

Así pues, el Cinco Perros se mantuvo vivo con el apoyo y discreción de todos, los personajes foráneos se habían ido, nos habían olvidado pero las sociedades alternativas se unían más. Lo que me hace pensar inevitablemente y rescatar ciertas dudas que llegan a mi cabeza, nuestra Ruina Tropical ¿es una accidental o una provocada por malos gobiernos conservadores? ¿Hasta dónde dejaremos que el conservadurismo mine nuestras posibilidades de desarrollarnos integralmente en NUESTRA sociedad? ¿Hasta dónde dejaremos que la iglesia, incrustada en el PES y PAN siga metiéndose en la decisiones de nuestro estado con las implicaciones sociales que ya conocemos? ¿Influye esto en la reducción o paralización de la cultura y el esparcimiento a un público más amplio? He visto últimamente que lo está haciendo y cada vez de manera más pública, sin temor a represalias legales ¿Hasta dónde seguirá “este poder” decidiendo en Morelos? ¿Quiénes están ganando aquí? Nosotros los de pensamiento liberal y progresista no, se los garantizo. Es la visión retrógrada y represiva la que va ganando más espacio… Volviendo al 2010, cuando festejamos el primer aniversario de Simón en Cinco Perros. La fecha se había pospuesto una semana porque en la anterior, la ciudad se había congelado por completo; teníamos una amenaza de estado de queda ¿Recuerdan o también ya se nos olvido? Salimos aquella noche a las calles de una ciudad sola, deshabitada, fantasmal en dirección a La Casona, donde nos esperaban algunos amigos y medios. Lalo Lugo fue quien nos avisó que sí había llegado gente y nos esperaban. Bajamos corriendo del auto entre las 8/9 de la noche, la gente que “disfrutaba” sus bebidas en el Café Alondra, nos vieron bajar de es forma y se espantaron, abrieron sus caras con la expresión de aquel que cree que esta viendo al terrible venir y se congelaron un segundo. Así se vivía en Cuernavaca, entre el intento de vida y el congelamiento.

La fiesta se tuvo que posponer pero una semana después la fecha llego y valió la pena, ahí escondidos en esa Ruina Tropical que fuera en algún momento lugar de escondite de Emiliano Zapata (eso dicen) y me pregunto ¿Habrán valido la pena esas luchas? ¿Habrá valido la pena un Benito Juárez? Yo veo más iglesia y conservadurismo que nunca en México y Morelos, veo como los códigos morales y conservadores se imponen sin que nadie haga nada, fanáticos religiosos gritan e intimidan en cabildos, los convencen y echan abajo ese espíritu libertario pero sobre todo HUMANO que ha caracterizado a Morelos, las minorías y las mujeres pensantes. La posibilidad de ampliar el rango de protección basado en Derechos Humanos en Morelos parece esfumarse, incluso, ahora ya tenemos una Radio María, así las cosas, donde se habla de demonios en cuerpos de gays y lesbianas, también se sataniza a mujeres y homosexuales, así como lo leen, con ese lenguaje de la Edad Media ¿peligroso? Claro y mucho, que ese discurso ya haya salido de los templos y las iglesias y se instale esté en las calles, la radio o la TV es claramente un escenario para todos peligroso ¿Estamos en el camino a convertirnos en un país teocrático? No me gustaría ser tan dramático pero ¿han visto Persépolis? ¿Realmente creemos que una teocracia no puede suceder en México, con el poder que ha vuelto a adquirir en últimas fechas la visión eclesiástica en la vida diaria? Intento con estas memorias recordarles lo que pasaba en esta ciudad hace no mucho y tratando de hacer visible lo que sucede actualmente, aunque esté en nuestras narices; ese conservadurismo que permitió que esta Ruina Tropical realmente bella, se convirtiera en una jaula de paranoia; ellos siguen aquí, en las calles, las iglesias y los medios con su oscurantismo y sus limitaciones ideológicas.

26125_10150133171760231_3123664_n

Con su negación de una verdad insoslayable: La Diversidad. No solo sexual claramente, Diversidad de pensamiento y de derechos, para mujeres y hombres, sexuales y reproductivos. Opino que debemos evitar que sigan intentando reconstruir esa pequeña provincia pueblerina que aún no conocía mucho más allá de su catedral y la misa de los domingos, sus tradiciones machistas, sus iglesia llena de contradicciones, esas si, gravísimas y realmente peligrosas para el sano desarrollo de las nuevas generaciones y que quede claro, hablo de sus abusos, no de la espiritualidad. Las consecuencias de una visión tradicionalista como ésta, será legitimar muchos aspectos de la violencia patriarcal, que incluirá la violación de los derechos sexuales y reproductivos de los mujeres, o sea la misoginia con su indignante aumento de los feminicidios y el matrimonio igualitario con sus actos de homofobia que ha manchando con sangre su discurso religioso como tantas veces ha sucedido ya, en la historia del México y el Mundo. Quiero una Ruina Tropical sin velos en las cabezas de la gente, sin rezos repetitivos que piden a un Dios de Luz la justificación de su odio y su violencia. Quiero una Ruina Tropical libre, armoniosa, alegre, diversa y en paz.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *