Entrevista: Arte y diversidad

Por Roberto Alí | Fotografías: Gabriel Rozycki

Después de prepararme una pasta y echarme un baño me dirijo a la Catedral de Cuernavaca, hogar de la Diócesis que se ha opuesto al matrimonio igualitario. Me parece que es el mejor escenario para hablar sobre diversidad sexual y aprovechar un espacio público -que, dicho sea de paso, no pertenece a Ramón Castro Castro. Ahí me esperan Jessica Gallegos (Fake Fémina), Larisa Escobedo (Artista Plástica, Catedrática de la UAEM) y Jair Dlp (Artista Plástico) todos artistas, todos creadores, todos parte de la comunidad LGBTTTI de Cuernavaca; esta ciudad que muy recientemente ha sido denominada nuestra #RuinaTropical. Aquí viven, crean, desarrollan y amplían su cosmovisión desde una perspectiva feminista y/o de diversidad sexual. Algunas veces sin intención pero definitivamente presente en su trabajo. Vamos, se es y punto. Tengo algunas dudas, veamos que nos responden. ¿Es un parteaguas el matrimonio igualitario? Larisa incluso se divorció, se adelantó a los Cuernavacos después de casarse en la Ciudad de México.IMG_1465
Una vez reunidos y acomodados a un costado de la Capilla de la Tercer Orden, bajo la sombra de ese edificio y con un viento fresco y constante que recorre las ramas de los árboles de los jardines frontales, comenzamos la charla tratando de decodificar la influencia del género, el feminismo y el ser miembro de la diversidad sexual. Para romper el hielo comienzo hablando de la exhibición TESTOSTERONA de Larisa Escobedo presentada en Simón hace aproximadamente 4 años. Muestra de algunos tallados en madera (Mujer desnuda con máscara de Guy Fawkes), gráficas en color plata de mujeres ancianas, dildos que atraviesan cuerpos que evocan la liberación femenina y su independencia del hombre, de la parte central y más simbólica del macho; el falo.

Larisa: Sí, bueno, en mi trabajo llevo tiempo haciendo cosas que no podría yo decir que son sobre diversidad sexual, sino más bien es como un tratamiento sobre posibilidades de género, sexualidad, es como… arte degenerado (risas). Sí, como tratando de explorar posibilidades del cuerpo, no sólo las que tienen que ver conmigo, sino también mis fantasías, los sueños que puedo tener, las cosas que me parecen bizarras, perdidas, cagadas, divertidas. El cruce del límite entre lo femenino y lo masculino, lo animal y lo humano, lo humano y lo vegetal; y de cómo estos intersticios posibilitan pensar lo humano como algo un poco más amplio que solo el cuerpo que tenemos.

La experiencia o experimentación de lo individual, no necesariamente en pareja.

Larisa: No necesariamente en pareja, no trata sobre amor de pareja específicamente sino más bien como posibilidades del cuerpo, si tengo obras sobre el amor pero definitivamente son otra cosa.

Tu Jessi ¿crees que Fake Fémina trate más sobre diversidad sexual o más bien sus creaciones se enfocan a aspectos de género?

Jessica: No, no creo que esté bien encasillarse, te limita mucho. Desde un principio la banda se formó para cubrir una necesidad más que nada, no tanto como pensar a quien íbamos a ayudar o donde íbamos a estar. Decidimos que haríamos esto, porque nos gusta y así se formó. Ya después fue esta onda de ser honestas con nosotras mismas y decir nos gustan las mujeres, nos gustan los hombres o nos gusta cualquier cosa…

IMG_1459

Jair: ¿Los hombres?

Larisa: Nos gustan los plásticos…, de ciertas formas en particular… (carcajadas)

Jessica: Las mesas, las sillas (más risas… Se pone seria y continúa)… fue así como según las necesidades de cada quien, fue aportando a la banda esta onda de la libertad al derecho, los derechos civiles inherentes a los derechos humanos. El nombre Fake Fémina se refiere a estas dualidades Fake, falso en inglés y en español Fémina como una categoría, o más bien como el lado femenino que hombres y mujeres tenemos. Justo en el nombre se veía una intención, a lo que voy es que ser de la diversidad o pertenecer a un género no es algo que nos importe, la gente siempre te etiqueta en algo pero más bien el punto es ayudar, siempre y cuando se respeten ambas partes. A la banda siempre se le que cataloga como feminista por esta onda de lesbianas, pero realmente lo importante es que no nos auto cataloguemos en una cosa. Que no está mal, las etiquetas dicen algo, pero como banda no.

 ¿De qué trata el tema Tiburón?

Jessica: Exacto, los temas son muy diversos, somos de la diversidad (risas)… Son muy diversos como las relaciones humanas, por ejemplo Tiburón trata sobre represión familiar, el “tiburón” era mi papá y el papá de Magda, alguna vez dijo que había encontrado hierbas en el baño y pensó que eran drogas… y no eran drogas. Esa canción es como esa onda. Nosotras por eso nos hemos propuesto hablar con sátira, ironía; eso sí puedo decir que nos caracteriza a todas. Tiburón es eso, una sátira de lo que nos había pasado a esa edad. Y así, los temas son sobre varias cosas muy normales como amor, desamor, angustia, sexo, etc. Just like, por ejemplo, habla sobre los estándares que nos ponen a las mujeres y a los hombres, ya sabes, que debes trabajar, ser útil a la sociedad.

– O inútil.

Jessica: Exacto. Y como la gente se ve obligada a seguir eso, realmente la sociedad te lo exige.

– Y volviendo al tema de la ironía, Tu Jair ¿Porque vienes con unas flores moradas en la cabeza? Que por cierto, contrastan muy chido con el color de tu cabello… (amarillo, naranja).

Jair: No sé, es parte de mi personalidad, me gusta estar dándole la vuelta a lo establecido. También tiene que ver mucho con esta cosa de la familia, siempre ha sido muy católica. Justamente pasé muchas cosas con Jessica nos conocemos desde la primaria, yo a ella no la veía como amiga, la veía más bien como, no sé, incluso me gustaba. Ella era la portera del equipo de fútbol (risas).

IMG_1464

Jessica: Yo jugaba fútbol.

Jair: Pero estaba cagado porque ella tenía una personalidad muy fuerte y eso era lo que me gustaba.

¿Te daba seguridad en la escuela?

Jair: Pues no seguridad, simplemente me gustaba ella por no ser como las demás.

Jessica: …que parecía hombre… (risas)

Jair: No ser la mujer estereotipada.

– A mí me pasa lo mismo, siento atracción por mujeres fuertes, algunas incluso se vuelven mi amor platónico no sé, ya equis. (risas) ¿Y cuál es tu relación con la ciudad? ¿Es peligroso?

Jair: Sí, mucho, cuando voy con amigos; y que nos vestimos igual, somos ignorados pero cuando voy solo si es como “Ahí va el loquito” Algunos me catalogan como “el jotito”. Incluso dentro de la comunidad gay se da mucho eso y es raro porque en realidad yo quisiera ser mas parte de todo y empaparme de todo pero parece que la misma gente como que no… No sé, tampoco encajo ahí.

 ¿Has vivido alguna amenaza real física?

Jair: Muchísimas, sí. Todo el tiempo casi. Una vez un tipo se me vino encima para golpearme en la ruta, las señoras todas histéricas me defendían le gritaban “¡déjalo, déjalo!”. Y así. Una vez también tratando de defender a mi hermana me golpearon unos cholos, unos chicos de una taquería cercana se acercaron a defenderme y se pelearon con ellos. Yo quede tirado en el suelo con los dientes rotos…

– ¿Y de qué manera representas eso en tu obra? Alguna vez hiciste aquí en la Catedral un performance, haciendo aerobics o algo así ¿Porque hacer aerobics en la catedral?

Jair: Justamente lo que me gusta representar con mi trabajo es algún tipo de exorcismo de la violencia que he sido objeto y que vivo. A veces surge super instintivamente porque según yo hago las cosas con un sentido diferente y al final todo ese conjunto culmina en una pieza relacionada a la violencia sobre lo gay. Por ejemplo el video que termine y elabore con Larisa (Escobedo), ayudo para reunir todo lo que ya tenía de ese proyecto experimental, de la percepción que tengo de la gente al venir a la iglesia. Es como un especie de ejercicio, se están ejercitando religiosamente, es como una rutina, una disciplina.

 ¿Creen ustedes que haya un impacto o diferencia en un futuro sobre la comunidad en general tras la legalización del matrimonio igualitario en Morelos?

Larisa: Yo viví en la Ciudad de México cuando paso la ley, primero con la ley de convivencia y después cuando paso la ley sobre matrimonio igualitario y la percepción que tengo es que sí cambian mucho las dinámicas sociales, no para la gente gay, curiosamente, sino para la gente heterosexual. Yo me casé y… bueno, en realidad a mí me caga el matrimonio en general (risas) pero bueno, mi novia quería casarse y pues le dije que sí y no casamos. Lo que sí, es que pude notar un cambio en mi familia, en el sentido de que pues yo desde los 19 años estoy desclosetada sin ningún pedo laboral, social, ni nada de ser discriminada, pero mi mamá hablaba de mi como que siempre tenía a mi amiga, con sus amigos, con la familia ¿no? Como que toda la familia intuía que la niña era rara pero siempre se referían a nosotros como tú y tu amiga. Y fue muy interesante porque toda mi familia finalmente pudo hablar de lo que pasaba y de que no pasaba nada en realidad, fue muy liberador, particularmente para mi madre que pudo finalmente hablar con sus amigas de la “novia de su hija”. Y situaciones así se replicaban en el resto de la ciudad, la gente, una vez que algo es legal, se vuelve ilegal en automático discriminar. Yo note que la gente, no me refiero a los heterosexuales jóvenes, más bien a la gente mayor que fue educada desde términos más patriarcales, que se sentía mucho más cómoda con estos temas, más aligerada y no creo que las iglesias ni nada lo podrán detener (suenan las campanas de la catedral). Es el flujo natural del mundo y será cada vez más tolerante. Específicamente México, a pesar de ser un país católico, resulta particularmente listo para la tolerancia, en todos los pueblos siempre ha habido jotos.

IMG_1462

– ¿Crees que tenga que ver con la tolerancia prehispánica al tercer sexo?

Larisa: No creo que tenga que ver con eso, creo que tiene más que ver con ser un país post colonial, todos los países post coloniales, evidentemente, somos digamos, anormales per se, heterosexuales o no, no somos blancos, somos una mezcla que se diferencia del precepto europeo de lo que es la normalidad. Rompe con el canon que se ha establecido sobre todo el planeta, así que pues, por el sólo hecho de ser prietos…

 …de ser beige.

Larisa: Ajá, por ser prietillos pues ya somos como anormales y esa anormalidad nos predetermina para ser más tolerantes ante lo “anormal”…

(En ese momento me pregunto si los mas jóvenes saben del pasado de Cuernavaca, como una ciudad más cosmopolita de lo que es ahora, mucho más tolerante y con una mayor tendencia a lo global.)

– ¿Creen que los gobiernos en contubernio con las iglesias, influyen en la percepción de la gente sobre las minorías en su conjunto?

Jair: No sé pero, por ejemplo, yo ahora estoy haciendo mi servicio social en Temixco y noto que la gente ya tiene sus propias ideas. Ahí (en Temixco) veo que la gente sabe perfectamente lo que pasa con los gobiernos y las iglesias, vamos no los engañan y es de repente raro para mí porque me convierto en una especie de psicólogo. Me cuentan todo lo que les pasa, los gobiernos que ha habido. Por ejemplo, les llevaron una vez unos caballetes, algunos pinceles entre otras cosas y afuera pusieron una pancarta que decía que habían invertido millones de pesos en ese sentido. La gente se da cuenta y va generando sus propios criterios. No, ya no es tan influenciable.

– Creo que ustedes por sus actividades creativas, sin proponérselo se convierten en una especie de “líderes de opinión” ¿Creen que sea así? Todos tienen públicos y su trabajo es presentado en recintos incluso institucionales, tienen micrófonos a su disposición, etc…

Larisa: Yo creo que como todo tipo de expresión cultural estas proponiendo discursos, no sé si como líder, porque me caga esa palabra, me remite a excelencia y lo excelente no existe.

IMG_1463

– ¿Eres de las que en clase no pones 10 a nadie?

Larisa: No, soy de las que pone 10 a todos, las calificaciones no deberían de existir. Pero más bien creo que la producción cultural genera discusión y esa discusión en mi caso, y tengo la impresión de que en el caso de ellos también. Es una discusión que tiene que ver con género y sexualidad, no sólo porque sea algo natural en uno sino también por una posición política, me considero una artista feminista, no tanto una activista queer, también, pero con mucho más profundidad me siento una artista feminista. Y sí me parece que como posturas políticas hay que hablar desde quien es uno, desde esta postura de los 70’s de que lo personal es político. Yo creo que cuando uno habla desde su persona y trata de ser abierto de lo que a uno le da miedo del mundo pues ya desde ese momento se está haciendo política. Es decir, vivir una vida en plenitud y vivir una vida honesta, es en sí hacer política. Entonces bueno como productor cultural sí creo que mi producción es totalmente política y que me interesa mucho más eso a que simplemente se me piense como una artista lesbiana porque se acuesta con mujeres.

– Sí, claro, eso sería muy reduccionista.

Larisa: Soy una artista queer que quiere hablar sobre queerness y sobre feminismo.

Gabriel Rozycki: ¿Alguna vez te han dicho que por ser lesbiana y feminista, odias a los hombres?

Larisa: ¡Ah, sí claro! Pero como sí me gustan los hombres y me acuesto con hombres pues el argumento se acaba (el de ellos), el problema es que esos hombres luego se enojan y comienzan a pensar que uno no es lesbiana y salen con el clásico “No eres lesbiana porque te acostaste conmigo”.

– No aceptan que puedas ser bisexual… (Inmediatamente me interrumpe)

Larisa: ¡No, no, no, yo no soy bisexual, soy lesbiana! Pero me acuesto con hombres ¿porqué no? Quiero decir, quizás ¿Homoflexible? (Risas)

Gabriel Rozycki: Quizás se debería decir que entonces ellos son gays porque se acostaron con una lesbiana…

Larisa: Ajá, porque soy un hombre en realidad (risas).

– Quizás de hecho no recuerdan que en realidad fueron pasivos… (mano en barbilla, ceja levantada, viendo al horizonte) (Mas risas)

Larisa: No sé, pero te encuentras con ideas como “No, pues has de ser lesbiana porque no te la han metido rico” Y yo como: ¿Cómo no? No necesitas 900gr para ser feliz, con 300gr es suficiente.

– Y volviendo a Fake Fémina ¿por qué nace el himno de “Putas”? 

Jessica: Lo que pasa es que la gente siempre se siente ofendida cuando le dicen puta y se preguntaban “¿Por qué me dices puta?” Y en realidad no están entendiendo lo que dice la letra.

Larisa: ¿Qué diferencia hay entre tu canción puta y la canción Puto de Molotov en los 90’s, cómo es diferente políticamente?

Jessica: Sí, ya me lo habían preguntado y no supe contestar (risas), pero en realidad esto resulta más como un contra discurso a aquellos que me dicen puta porque uso minifalda, o me acuesto con hombres o mujeres, indistinto, porque salgo de noche sola, etc. Así que mi respuesta a eso es, sí, soy puta. Yo siempre le he dicho a mis amigos gays que la gente siempre considerará malo que te digan puto, o que ser puto está mal porque lo crearon desde el lenguaje en un sentido peyorativo, como negro, machorra, gordo, chaparro, etc. Y si tú le cambias la perspectiva semántica a las palabras puedes darle otro sentido y entenderlo bajo la idea de que si eres gay y aceptas esas palabras como un insulto entonces estas admitiendo que es malo ser gay y volviendo a la canción Puto de Molotov, ahí sí hay un contexto bien discriminatorio.

– Una vez platicando con una amiga hablábamos de que es lo que se consideraba inferior o débil en una sociedad patriarcal y la conclusión fue que todo lo penetrable era inferior, llámese mujer, hombre, niño, niña, etc. Por otro lado platicando con un tío que admiro mucho por su nivel intelectual me decía que él creía que se estaba exagerando al prohibir en los estadios que se dijera puto y le reviré diciendo que no, no era una exageración, sino que se buscaba crear una nueva generación de mexicanos que tuvieran consciencia de lo discriminatorios, ofensivos y humillantes que somos como sociedad. Por ejemplo a ti Jair ¿te ofende que te griten puto en la calle?

Jair: No, bueno, más bien me acostumbré, me lo han dicho tantas veces…

– …A mí me decían ejote, por ejemplo (risas) 

Larisa: Yo creo que la cosa con la canción de Molotov es que lo está diciendo una banda muy heterosexual con un lenguaje muy patriarcal, en el contexto de los 90’s y evidentemente es ofensivo porque no es lo mismo que yo diga que soy puta o soy joto a que alguien que está desde un discurso patriarcal, se lance a decirlo a un público…

– Para mí lo más grave de esa canción es la insistencia en el “Matarile al maricón”…

Larisa: Claro es una incitación a la violencia. Creo que lo que decías es bien chingón (Jessica), de retomar estas palabras y darles la vuelta, hacer de la ofensa un empoderamiento.

Jessica: Exacto, ese es mi punto, la ofensa volverla una defensa. La gente busca abusar de las debilidades de las personas, si encuentran tu punto débil por ahí intentaran llegar, porque no es por el lado de que seas gay, se es y punto. Es como con la palabra negro, no hay nada de malo con ser negro, todo lo contrario.

Larisa: Si pero cuando lo dice Trump y se refiere con la palabra nigger cambia el sentido. No estamos hablando de lo mismo.

Jessica: Pues más bien todo depende del contexto, lugar, forma de cómo lo digas. Yo lo uso en el escenario con gente que conoce las canciones y gente que no las conoce, trato de entender si la gente lo entenderá o no pero la gente si no comprende el mensaje se va sola. No es para todos.

Jair: Es exactamente lo que pasó con la palabra queer, lo retomaron y listo.

– Oigan ¿y quieren tener hijos? ¿Adoptar?

Larisa: No ¿para qué?

Jessica: No.

Jair: No.

IMG_1460


(Comienzan los avisos de tormenta en el horizonte, quizás dios se había enojado por nuestros temas sacrílegos, nos despedimos y aprovecho para visitar a Lalo Lugo que se encuentra en el taller de Ray Smith asistiéndolo en la producción de una nueva serie, me recibe con música de Cesarea Evora y de muy buen humor. Yo ya venía más calientito en esto de las entrevistas así que se la lanzo sin lubricante:)

– ¿Cuál ha sido tu experiencia como miembro de la comunidad gay en la ciudad, ha tenido alguna influencia en tu obra, te has sentido bienvenido o rechazado debido a tu preferencia sexual?

IMG-20160806-WA0002

Lalo: De todo un poco pero en general he sido aceptado y considerado, respecto a si tiene una influencia mi gayness en mi producción artística, si, es inevitable.

– ¿Qué opinas del nuevo posicionamiento del episcopado mexicano que pide que no se promueva la homosexualidad por considerarlo un problema de salud pública y de que el rector de la Universidad del Estado este creando alianzas con el Obispo Ramón Castro Castro?

Lalo: Pienso que la Iglesia primero debe solucionar sus problemas internos como la pederastia y el rector comprometerse a regresar a la UAEM el lugar que tenía cuando la recibió, paso del 5to al 18vo a nivel nacional. Esa alianza me parece incongruente por los principios que se supone deberían regir a cada uno.

– Mejor cambiemos de tema, hace unos años, dibujabas penes con vestido en la ciudad (risas) ¿Con que fin lo hacías?

Lalo: (Ríe) pues si, por diversión, porqué no, si vemos escotes por todos lados porqué no habría de haber penes. Disimulados pero, pues también por ahí en la ciudad algunos de repente.

 Platicando con Ray, nos decía hace un tiempo que él consideraba que los gays de alguna manera hacen de la ciudades mejores lugares, que sin la comunidad gay Nueva York nunca habría tenido estas épocas de oro de la vida nocturna como cuando existió Studio54 ¿Crees que sucede lo mismo en Cuernavaca?

Lalo: Yo creo que todas las ciudades, al no tener nosotros que ocuparnos de las tensiones heterosexuales, tiene a la comunidad gay enfocándonos a cosas más mundanas como las tendencias, la moda, lo estético y todo aquello de lo que viven las ciudades, de la producción y el consumo.

 Y ahora que nos hemos heterosexualizado más y podemos casarnos ¿te gustaría casarte?

Lalo: Sí…

– ¿Eres romántico?

Lalo: No, pero si me conviene claro que sí.

– ¿Sólo por conveniencia?

Lalo: Todos se casan por conveniencia, hasta la cursilería de hacer la fiesta es conveniencia. La conveniencia no sólo tiene que ver con economía y bienes, también tiene que ver con poder, posición social, tiene que ver con muchas cosas. Hasta por sentirte más seguro por el hecho de no estar solo.

– ¿Adoptarías?

Lalo: No.

– ¿Sabías que de más de cinco mil matrimonios entre parejas del mismo sexo, sólo cuatro han adoptado?

Lalo: ¿Pues para qué quieren hijos? Si a veces no sabemos ya qué hacer con la mascota.

– ¿Qué opinas de que Cuernavaca sea una ruina?

Lalo: Justo en estos días hablábamos Gobi Stromberg, Ray yo sobre Cuernavaca y coincidimos en que Cuernavaca siempre ha sido una ruina tropical y que siempre lo será, la dinámica social siempre ha sido así. En cualquier época que ubiques a Cuernavaca desde la intelectualidad de los 30’s-50’s cuando Cuernavaca era la gloria…

La charla podía continuar eternamente pero el tiempo se terminaba y decidí despedirme, salí de la casa de Ray y caminé a la mía, entre los árboles de las calles de Acapantzingo, confirmando lo que ya sabía por experiencia propia. Nuestra relación como miembros de una nueva diversidad sexual y de una generación más joven que se ha desarrollado en esta ciudad, vivimos nuestras vidas sin miedo al conservadurismo, seguros de que ante nuestros ojos muere, sin temor a equivocarnos porque en nuestra ruina nunca han sido mayoría y como bien lo dice Lalo, la dinamica social, intelectual y cultural de la ciudad nunca morirá. La Ruina es Bella. Nos vemos a las 7pm en el Museo de la Ciudad para la exhibición LALO/FASHION/LARISA exhibición inaugural del Festival Diversidad Somos.

IMG-20160806-WA0003

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *